ELOÍSA ESTÁ DEBAJO DE UN ALMENDRO, de Enrique Jardiel Poncela. Versión de Ramón Paso (bisniesto de Jardiel Poncela)

Tipo de evento :

Teatro


Precio :

zona A: 20 € / zona B: 15 € - Venta a partir del 17 de agosto


Duración :
105 minutos
Publico :
Jóvenes y adultos.
Lugar :
Teatro Circo de Albacete
Venta de entradas :

· Taquilla del Teatro Circo, de 10 a 13 horas, de lunes a viernes y 1 hora antes de la representación.

 

 

 

· Taquilla del centro comercial Albacenter, de 10:00 a 22:00 h. de lunes a sábado.

 

 

 

· Información grupos entradas.cultural@dipualba.es

 

 

 

· Reserva de localidades para usuarios con movilidad reducida : 967193630, de Lunes a Viernes, de 10 a 13 horas.

 


Patrocina:

Eloísa está debajo de un almendro es la cumbre del humor y del teatro de Enrique Jardiel Poncela.

sábado, 9 de septiembre de 2017
22:00 h.

Reseña

Detalles

La locura y el amor. Mariana y Fernando están enamorados. Ella ama en él todo lo que tiene de misterioso y de atormentado, pero le desprecia cuando se comporta como un hombre normal; y él la ama porque está convencido de que es la clave del misterio que se desarrolla en su casa.


Crimen y familia. Ambas familias están unidas y enfrentadas por un crimen del pasado, y ambas familias están tan locas que hacen que las cabras montesas – ésas que se despeñan por cualquier tontería – parezcan animales perfectamente equilibrados.


Absurdo y Jardiel. Un hombre que viaja sin salir de la cama, un asesino de ¿mujeres?, una señora que ha hecho de la excentricidad una forma de vida... Eloísa está debajo de un almendro es la cumbre del humor y del teatro de Enrique Jardiel Poncela.


 



 


UN JARDIEL PARA ELOÍSA 


Jardiel es uno de los autores más importantes e influyentes de la Literatura española. Independientemente de que sus obras se siguen representando por medio mundo y de que sus libros se siguen reeditando constantemente; independientemente de que los empresarios españoles inteligentes, cuando tienen una mala temporada, siguen recurriendo a Jardiel para que se la arregle; independientemente de que es un autor estudiado en los colegios y plagiado habitualmente por muchos dramaturgos actuales; Jardiel fue la inspiración de la llamada Otra generación del 27, además de anticipar el absurdo europeo (cuando Ionesco visitó España y le preguntaron si le gustaba el país, respondió que no, porque no podía gustarle un país que había tratado tan mal a Jardiel Poncela) y creó un tipo de humor que conectó con la intelectualidad mundial y con el público español, dos conceptos que suelen ser difíciles de hacer coincidir. Jardiel, en su teatro, inventó una manera de hacer las cosas, una manera de la que el Teatro universal es heredera. Él adivinó una forma teatral que rozaba lo cinematográfico, sus puestas en escena estaban adelantadas a su tiempo en varias décadas, porque Jardiel entendió el teatro europeo moderno... antes de que apareciese. 


A pesar de su corta vida, Jardiel fue capaz de escribir casi cuarenta comedias – estrenadas todas ellas alcanzando por igual el favor del público, el desprecio de la crítica y la envidia de los colegas de profesión – entre las que se cuentan títulos emblemáticos del teatro europeo como Cuatro corazones con freno y marcha atrás, Un marido de ida y vuelta, Usted tiene ojos de mujer fatal, Los habitantes de la casa deshabitada, Tú y yo somos tres o esta misma Eloísa está debajo de un almendro, el buque insignia de su producción teatral. Además, publicó cuatro novelas con brillantísimos resultados. Una de ellas, La tournée de Dios, tuvo el dudoso honor de ser prohibida durante la República por tener una ideología demasiado conservadora, y después, durante el Franquismo, se volvió a prohibir por ser considerada demasiado liberal en sus planteamientos ideológicos. A todo esto hay que sumar más de un millar de artículos, cientos de cuentos cortos y decenas de poemas... Además de una buena cantidad de cuplés. Por cantidad y calidad, por innovador y creador de una forma nueva de hacer comedia, por haber alcanzado casi todas las distinciones literarias relevantes, Jardiel es uno de los principales autores europeos.


En cuanto a la personalidad, Jardiel fue siempre un ecléctico que tuvo una muy personal visión de las cosas, como le pasa a todos los intelectuales que realmente lo son. Fue un hombre de mucho carisma – entre hombres y mujeres – que puso toda la fuerza de su carácter en su pluma y en su obra. Muy influido por Oscar Wilde, George Bernard Shaw y Ramón Gómez de la Serna, Jardiel escribió mucho sobre su propia obra, explicando los motivos que le habían llevado a escribirla, además de avanzar valiosísimas conclusiones sobre lo que ocurriría con ella en el futuro. Jardiel estaba seguro de que su teatro, su creación en general, se comprendería realmente y sería aceptada como se merece mucho después de su muerte. En vida chocó con la incomprensión y la tontería humana. Él cifraba sus anhelos en el futuro, y el tiempo, por fin, le ha dado la razón. Independientemente de las ideas con las que he abierto este escrito, la realidad es que Jardiel es un autor para el siglo XXI. En un momento de infantilización de la cultura, en un momento donde el público huye de los teatros a causa de los contenidos, Jardiel llena el teatro, y Jardiel llega al público. Él tenía razón.


Ramón Paso


 



 


Hace ya casi tres años, tras una de las representaciones de Carlota en el teatro María Guerrero, conocí al que ahora es mi amigo Ramón Paso. Allí, en la puerta de aquel mágico teatro, a cuya tabla, mi ahora también amiga Carmen Maura, subía cada noche y jugaba muy seriamente con el personaje de Mihura haciéndonos reír y divirtiéndonos, surgió la idea de la escenificación de Eloisa está debajo de un almendro, de Enrique Jardiel Poncela. Desde ese momento, como en todas las buenas historias, la de nuestra Eloisa ha estado teñida de aventuras y desventuras, en las que no han faltado los villanos, pero también los héroes valerosos y las heroínas aguerridas. Yo quería hacer hablar otra vez a Jardiel a través de sus personajes en el escenario con esta obra y todos hemos estado de acuerdo.


Porque, además de su consabida e impecable “carpintería teatral” y de su mecanismo interno, que funciona como un “reloj suizo”, Eloisa está debajo de un almendro nos enfrenta, desde la comedia, a tres de mis temas predilectos de la vida: el destino, la locura y, sobre todo, el amor, temas que también traté, esta vez desde su vertiente trágica, en El Caballero de Olmedo de Lope de Vega.


En una magnífica monografía de 2011, Enrique Gallud Jardiel desgrana el concepto del “humor inverosímil” aplicado al teatro del Jardiel Poncela y, con relación a sus planteamientos “exagerados”, “fantásticos” o “disparatados”, apunta que no hace sino seguir la norma establecida por el propio Lope. La inverosimilitud, concluye Gallud Jardiel, “como forma de rechazo a las convenciones preestablecidas sobre el comportamiento humano”. Este punto de partida nos resultaba de gran interés para nuestro trabajo. La novedad, pero también el riesgo de esta puesta en escena (como también nos ocurrió en la escenificación de Carlota) se sustenta en el planteamiento plástico de la misma que surge del firme convencimiento de que, por una parte, Jardiel Poncela es un autor renovador en sus elementos de significación dramatúrgica que merece un tratamiento desde la estética y la técnica contemporáneas y, por otra, que tanto la universalidad como la modernidad de su teatro descienden directamente del ideario de sus personajes, de sus sinapsis inverosímiles traídas a nuestros espacios de convivencia actual donde prima el minimalismo, el monocromatismo y la desnudez. José Carlos Plaza, responsable de la más brillante representación de esta obra, me escribió que esperaba que lo pasase tan bien como él hace ya… tantos años. Creo haberlo hecho gracias a Jardiel, a sus respetables herederos y a todo el equipo que ha trabajado conmigo. Espero que ustedes también lo hagan.


Mariano de Paco Serrano


 


 


 

Ficha Artístico / Técnica

Detalles

REPARTO ( por orden de intervención)
ANA AZORÍN (Muchacha / Práxedes / Julia).
CARMELA LLORET (Señora / Micaela).
PEDRO G. DE LAS HERAS (Amigo / Dimas/ Pereda).
FERNANDO HUESCA (Marido / Fermín).
DAVID BUENO (Botones / Leoncio).
MARIO MARTÍN (Acomodador / Edgardo).
CRISTINA GALLEGO (Mariana).
SOLEDAD MALLOL (Clotilde).
JORGE MACHÍN (Fernando).
CARLOS SEGUÍ (Ezequiel).


Dirección: Mariano de Paco Serrano
Versión y dramaturgia: Ramón Paso
Diseño de iluminación, escenografía y vestuario: Felype de Lima
Diseño gráfico: Carlos Sánchez · Creatias | Diseño y Comunicación
Espacio sonoro: Carlo González
Realización de vestuario: Gabriel Besa
Tratamiento textil: Isabel Turga
Realización de escenografía: Suelo y pared .Miseria y Hambre
Estructura: Antiqua Escena
Parte eléctrica: Tomás Ezquerra
Ambientación utilería: Carlos Aparicio
Fotografía: marcosGpunto
Realización vídeo: Javier Pamplona
Ayudante de dirección: Daniel Alonso de Santos
Ayudante escenografía y vestuario: Mario López
Ayudante de producción: Tanya Riesgo
Gerente / regidor: Kiko Ortega
Iluminación y sonido: Tomás Ezquerra
Maquinista: Francisco Agudo / Miseria y Hambre
Producción ejecutiva: José Saiz | Saga Producciones
Dirección de producción: Carmen García y Graciela Huesca
Prensa y comunicación: María Díaz
Distribución: GG Producción y Distribución Escénica
Producción: GG Producción y Distribución Escénica y Saga Producciones
En coproducción con: María Díaz Comunicación, Latorre-Hervás, Mardo y Juan Carlos Castro


Página Web :
http://www.eloisaestadebajodeunalmendro.com/